Branlie Mejías


BRANLIE MEJÍAS

EL HEREDERO MUSICAL DE PAOLÍ MEJÍAS

 

“Trato de aplicar lo que me enseñaron en mi casa; cuando tocas siempre hay a quien le va a gustar y a quien no, trato de fluir y ser orgánico en la música y en lo personal.”

 

Entrevista Por: Rebecca Niebla
Fotografía Por: Julio Jauregui

Háblame de tus orígenes y ¿qué te ha llevado a la percusión, en el estilo que defines?

Cuando nací, al papi ser músico, me crié en un ambiente musical y de fiesta porque donde vivíamos a la familia de papi le encantaba buscar cualquier excusa para juntarse y pasarla bien, compartir, invitar familiares y amistades, escuchar música, bailar etc. Son momentos bonitos que recuerdo de mi niñez, mi abuela sigue viviendo en la casa donde me crie. Allí mismos di mis primeros pasos en la música, papi me enseñaba cosas básicas como la “clave” y ritmos básicos afro-caribeños; también veía a papi practicar mucho.

 ¿Cómo un joven como Branlie Mejías se sumerge al mundo de la percusión, crees que ya estaba en la sangre?

 Es posible que ya estaba en la sangre, pero en mi casa se escuchaba mucha música, en mi opinión, a lo largo del camino, el escuchar distintos generos de música es lo más que me ha enseñado e influenciado. En mi casa se escuchaba música puertorriqueña, dominicana, cubana, mexicana, baladas, boleros, música norteamericana, rock “ochentoso”, pop, jazz, latin jazz, música góspel etc. En resumidas, se respiró mucha música desde el día uno, al papi ser conguero, quería que yo también fuera conguero pero a mí me dolían las manos para tocar congas y no me gustaba. Entonces, me comenzó a gustar más tocar con los palos, y con timbales, hasta que a mis seis años mis papás me regalaron una batería como regalo de navidad y de ahí en adelante me incliné por la batería. Luego, en séptimo grado entré a la Escuela Libre de Música “Ernesto Ramos Antonini” en San Juan, Puerto Rico. A eso de los trece o catorce años de edad comencé a tocar como músico profesional con el dúo de reggaetón Héctor y Tito, los cuales eran una eminencia en aquel entonces. Después de eso y sin terminar el cuarto año escolar, a mis dieciocho años me fui de gira tocando batería con el reggaetonero Don Omar, viajando todo Latinoamérica, países de Europa y Estados Unidos. Luego regresé para terminar mis estudios y entrar a la Universidad de Música.

 ¿Qué responsabilidad conlleva el ser hijo de Paoli Mejías uno de los percusionistas más destacados de Latinoamérica?

 No siento que tenga ninguna responsabilidad, aunque la gente siempre tiene sus expectativas. Intento no ponerme presión por ser su hijo, siempre lo he visto como mi papá y no como una estrella o algo por el estilo. Me preocupo por ser yo mismo y no tener que andar por ahí actuando de tal o cual manera por ser su hijo. Trato de aplicar lo que me enseñaron en mi casa; cuando tocas siempre hay a quien le va a gustar y a quien no, trato de fluir y ser orgánico en la música y en lo personal.

 ¿Cómo nace la idea de hacer un tema como el “Papá del nene”?

Pues, papi tenía escritos los versos del tema hace varios años, era solo cuestión de tiempo el que lo grabáramos, ya que queríamos tener un tema cantando juntos. Cuando papi decidió trabajar en el tema, comenzamos a compartir ideas, se empezaron a grabar los instrumentos y cada cual escribió sus “soneos” hasta que nos juntamos para organizarlos, decidir cuales iban y cuales no, para así crear un buen contraste entre su estilo y el mío, algo que nos gustara y que le gustara al público.

 ¿La técnica o el consejo más valioso que te ha dado tu padre?

De papi yo siempre me he llevado las cosas más esenciales y del ámbito de la música, veía desde muy niño cómo papi tenía que estar detrás de la gente para que le pagaran los guisos, vi como muchos lo subestimaron, cómo lo miraban por encima del hombro por ser conguero, cómo otros percusionista le daban de codo porque sabían que él era bueno. Todo esto yo lo vi. Pero cuando papi tuvo la oportunidad de hacer su proyecto musical, ser él el líder, vi cómo trataba bien a los músicos, el respeto que les tiene, al igual que ellos a él. No hay nébula con el dinero, todo transparente y por la línea. Son cosas esenciales del negocio de la música, pero te sorprenderías si te digo que ahí es donde la mayoría resbala. De eso he aprendido mucho, en lo personal ya papi no me da consejos. Solo los mismos dos consejos de siempre: que no me case y que no tenga hijos. Desde joven, he tenido mentalidad de adulto, aprendí de lo bueno y lo malo a corta edad. Algo que me nutre es siempre sacar un ratito para hablar con papi de lo que sea, ya sea para filosofar sobre la vida, hacer chistes, hablar de música, en fin, hablar con él siempre me llena.

 ¿Las influencias musicales más importantes?

Cuando era chamaco tocaba más batería, me encantaba Vinnie Colaiuta, Dave Weckl y Dennis Chambers. Ya de adulto que entré a la percusión latina, fui directito a la música cubana. Pero en general, me dejo influenciar por todo lo que escuche, sea bueno o malo, porque de lo bueno se aprende y de lo malo también. Soy bien “open” y me gusta la música moderna, pero también la música electrónica. Además soy productor musical y es impresionante como muchos productores de música electrónica pueden manipular estos programas para producir, sin hablar de la creatividad que hay que tener, que para mi es lo esencial. Cuando estudié teoría musical en la universidad, descubrí al compositor francés, Claude Debussy y me robó el corazón, al igual que Maurice Ravel. También me mata cuando escucho Jazz acompañado por un arreglo de cuerdas, como la versión de “Don’t let the sun catch You crying” de Ray Charles o “Just friends” de Charlie Parker. Me gusta la música progresiva, la guapería, compases compuestos, armonías y melodías complejas. Me gusta el reto.

 ¿Cómo se dio el contacto con Andy Vargas, vocalista de la banda de Carlos Santana?

Cuando me mudé a Los Ángeles él se encontraba grabando su música, papi toca con Andy en el grupo de Carlos Santana y nos pusimos en contacto. Primero grabamos el tema “The beat” el cual estrenó y a raíz de ello hemos seguido grabando, escribiendo canciones y haciendo presentaciones en vivo.

 Hablemos de los proyectos en los que te encuentras trabajando ahora.

Pues ya está en la calle “El papá del nene”, tema que grabé a dúo con papi y acabo de sacar un sencillo que se llama “Ponle sazón”, que es una composición original de papi y es el primer tema que grabo como solista en estilo salsa, estos dos temas han tenido una buena acogida del público. Planeo seguir haciendo música original como productor y como cantante en diferentes estilos de música.

 

 



Artículos Relacionados