ROSANA ARBELO


 

UNA DE LAS CANTAUTORAS ESPAÑOLAS MÁS VIRTUOSAS DE HABLA HISPANA, CONTINÚA TRIUNFANDO POR EL MUNDO CON SU
GIRA
‘EN LA MEMORIA DE LA PIEL’

 “Una de las cosas más mágicas que puede hacer la música: es conseguir a través de ella la sonrisa de la gente y para mi es una responsabilidad que no me cuesta nada.”

 

Entrevista: Rebecca Niebla

Fotografías: Cortesía The 3 Collective

 ¿Cómo fue el proceso de selección de las canciones para este disco “En la memoria de la piel”?

El proceso creativo fue muy interesante, regresábamos de una gira por Estados Unidos y después estuve aproximadamente entre 3 y 5 meses componiendo, cuando me puse a contabilizar ya había hecho al menos 50 canciones, así que dije ya no tengo nada más que escribir, ya no tengo ninguna necesidad de comunicar nada más, ya he dicho todo lo que tenia que decir, entonces elegimos las 12 canciones que formarían parte de este álbum. Yo elegí a las personas que seleccionaron las canciones, entonces me quede varios días con amigos y familia en momentos diferentes y fui cantándoles pedazos de las 50 canciones y ellos iban votando todos esos días y así fue el proceso de selección de temas que después fueron grabados en el estudio que monte en mi casa, porque llegue a la conclusión un poco medio jugando que el sonido que debía llevar este disco tenia mucho que ver con el sonido de mi casa y así nace “En la memoria en la piel.”

 ¿Por qué elegir el nombre de “En la memoria en la piel”?

Mi mayor inspiración siempre han sido las emociones, me parece que las emociones que están el mundo entero, las emociones que son como la música y como el aire, uno no sabe la falta que hacen hasta que te tapan la nariz y la boca y sientes que te asfixias. El recordarnos a todos los seres humanos que hay muchas cosas que nos unen, más que las que nos separan y hay que apostar por eso.

¿Qué tratas de transmitir con este disco?

Realmente más que hablar del recuerdo de un acto de cosas que uno va atesorando, para mí lo que significa es como un homenaje a esa piel que no procesa la cabeza, esa piel que cuando uno se emociona y se le pone los pelitos de punta, consigue que nosotros nos hayamos emocionado, uno se da cuenta que la piel tiene su propia identidad, tiene su propia vida. La piel es la dueña de las cosas más bonitas que podemos tener los seres humanos en común, esas caricias, esos abrazos esas cosas que guarda el alma, que valen mucho y no cuestan nada.

¿Cómo defines la energía que vives cuando estas frente a tu público en vivo?

Intento ser consciente en cada concierto de las personas que están ahí, compartiendo ese ratito de vida con nosotros, ese público está lleno de nombres y apellidos, de hijos y hermanos, parejas con una forma distinta de vivir, con una emoción diferente al escuchar la misma canción. Cada concierto lo vivo como único, para mí los conciertos son una escusa para quedar con el ser humano y encontrarme con ellos, por lo tanto no puedo simplificarlo en un concierto general, cada concierto es diferente, procuramos estar conscientes de lo que la gente quiere, y no todas las noches quieren lo mismo, a veces la gente viene con desánimo, entusiasmada, con esperanza, a veces con problemas, cada noche pasan cosas distintas, es un encuentro entre personas que lo desean en ese ratito y en ese rincón del mundo. Es una responsabilidad muy grande y muy asumida: -Es una de las cosas más mágicas que puede hacer la música: conseguir a través de ella la sonrisa de la gente-, es una responsabilidad que no me cuesta nada.

La vida es un aprendizaje constante, ¿Qué está aprendiendo Rosana ahora? Alguna cosa que quieras compartir con nosotros y que en este momento tal vez estés aprendiendo.

Yo creo que la vida es algo tan vivo que está en constante movimiento, donde lo natural es un aprendizaje distinto a cada segundo, uno aprende de lo que le va a pasando, aprende a comunicarse, y también a no comunicarse, uno lo tiene que aprender. Yo aprendo de todo lo que me voy encontrando y cuando no quiero aprenderlo porque no me gusta, aprendo que hay cosas que es mejor dejarlas y no aprenderlas, hay formas de ser que no son tan buenas y que todo lo que vaya en contra del ser humano no me gusta.

 

 

 



Artículos Relacionados