SARMAD ES UN ARTISTA QUE SE RENUEVA PARA DAR PASO A SU ESENCIA


 
Entrevista: Rebecca Niebla

Crédito de Fotografía: KV Agency
 
 

“QUE LA MÚSICA ME REINVENTE, PERO QUE SIEMPRE SE SIENTA EL SELLO DE MI MÚSICA, QUE SE SIENTA EL TIPO DE COLOR EN MIS ARREGLOS, MELODÍAS Y CANCIONES. CREO QUE LA MÚSICA ES MUY BASTA PARA SOLO HACER UN GÉNERO O UNA FORMA, VAMOS A EXPLORAR Y A CONOCER ALGO DE NOSOTROS MISMO A TRAVÉS DE CADA CANCIÓN.”

¿Cuales son algunos de los retos y riesgos que has tenido que tomar en tu carrera?
 Los retos que se han presentado en el camino han sido coloridos y constantes, como músico independiente uno aprende de todo, desde componer el tema, tener un equipo de producción, coordinar sus ideas y saberlas expresar, aprende a escoger al productor, a los músicos, al inge de mezcla de master, fotógrafo, aprende de video, de arte de marketing, de leyes de editoras, de promoción en radio, de como bookear festivales, de como mover la carrera de la mejor manera, de escoger al público exacto, de como hacer trabajo con marcas, de producción de eventos, de viajar liviano, de andar por el mundo con una guitarra en la espalda… de retos está llena esta hermosa vida.

 

¿Cuales son tus expectativas musicales a nivel creativo?
 
Me gusta explorar la música desde sus distintas formas, al no estar casado con ningún género musical me permito ir de acá para allá, me gusta siempre sonar fresco, que la música me reinvente , pero que siempre se sienta el sello de mi música, que se sienta el tipo de color en mis arreglos, melodías y canciones. Creo que la música es muy basta para solo hacer un género o una forma, vamos a explorar y a conocer algo de nosotros mismo a través de cada canción.

¿Qué buscas en un productor?

Primero que tengamos una manera divertida de trabajar, que nos llevemos bien, creo que es importante la vibra que generemos, por que de ahí se sentirá en cada nota de la canción.Me gusta trabajar con gente creativa que tenga un Sí como forma de trabajo, que estemos siempre viendo como sí lo podemos hacer o lograr.

 
Cuéntame acerca de la historia que relatas con la obra de besos suaves.

Besos suaves fue una canción que salió de una manera muy orgánica, la trabajé con un cantautor chileno que se llama a Matias Musa, Como mucho del trabajo que se ha hecho en estos tiempos de pandemia y Symo de composición todas a través de Zoom, él estaba en las montañas en alguna parte de Chile y yo estaba en León México, nos encontramos después de algunos mensajes a través de Instagram y logramos juntarnos y crear esta canción que desde el principio buscábamos que fuera una caricia, un abrazo.

 

 
¿En que te basaste para el repertorio de corazoneando?
 
Corazoneando fue un disco que se hizo a lo largo de muchos años, desde niño quería hacer un disco y fue este, yo quería hacer un disco que mostrara mucho de mi como persona, como humano. Creo que hubo magia en cada detalle de ese disco, como salieron los temas y como cada uno fue llegando a donde tenía que llegar y en su forma, para mi es un disco muy completo que te lleva a un lugar especial. Busqué hacerlo balanceado, entre canciones de amor y de consciencia, tenía una sola oportunidad de hacerlo, duré 22 años en que tomé la decisión a que llegó el disco, no sabía si iba a haber otro, así que simplemente me entregué junto con todo mi equipo a hacer un disco que nos volviera felices en el proceso y resultado.

 

¿Cual es tu mayor fuente de inspiración?
 
La vida, los aprendizajes, los 20 que me van cayendo en la vida, ahora si que cada vez que me cae un veinte de algo lo termino reduciendo a una frase que en algún momento forma parte de una canción. Creo que la vida está llena de magia y a mi me gusta capturar esa magia entre notas, acordes, silencios y palabras.

¿Qué mensaje le envías a otros artistas independientes en desarrollo tratando de sobre salir en el mercado?
 
 Que sean pacientes, que hagan todo como si fuera lo único y ultimo en hacer, que le pongan dedicación y amor a esta linda carrera de hacer canciones. Que encuentren la magia en cualquier momento, que se abran a ser parte de la historia y que se puedan reconocer como antenas plasmando el mensaje de la existencia. Que somos unos bendecidos por andar en este camino y que disfruten del viaje.



Artículos Relacionados